Política social debe enfocarse y reforzar apoyo de los más necesitados: Jorge Landsmanas

0
121

El inesperado brote de coronavirus COVID-19, ha puesto en jaque a todas las naciones, quienes han tenido que implementar medias extraordinarias para atender las necesidades de la población.

Sobre ese contexto, Jorge Landsmanas experto en políticas públicas precisa que cada país se encuentra viviendo una realidad distinta que se encuentra condicionada por el estado económico, sanitario, alimentario, social, cultural, etcétera, en el que se encontraban antes del surgimiento de esta pandemia.

Sin embargo, precisa que se ha puesto a prueba la política social que se maneja en todo el mundo y en el caso de México no ha sido la excepción.

“Decir que la pandemia afecta a todo el mundo de la misma manera es erróneo, puesto que existen condiciones geográficas, económicas, políticas y culturales que vuelven imposible la generalización”, explica Landsmanas.

“En México por ejemplo, la urgencia y esfuerzos de la política social deberá ser dirigida hacia los sectores más vulnerables, hacia quienes más necesitan recibir apoyos y recursos”, adelanta el especialista.

“Es humanismo y conciencia. En México existen diversos grupos de la población que son focos vulnerables, como pueden ser los niños y niñas, jóvenes en situación de calle, migrantes, mujeres violentadas, personas con discapacidad, adultos mayores, la población indígena, y a partir de esta pandemia, las miles de personas que se encuentran desempleadas, cuya situación se ha agravado a partir del ingreso del COVID-19 al país”, detalla Jorge Landsmanas.

“De ahí que el llamado sea enérgico para que se de paso a una política social verdaderamente centralizada en dar apoyo y respaldo a dichos sectores poblacionales que en este momento más lo requieren”, apunta el especialista.

De acuerdo con cifras del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), la cantidad de personas en pobreza extrema en el país aumentará drásticamente a partir de la pandemia actual.

Según sus cálculos, existirán 10 millones de personas en el aumento de pobreza laboral, que se refiere a que aún con un ingreso, no les alcanzará para comprar la canasta básica ni subsanar necesidades básicas.

“Es urgente que se cree un sistema de protección social para sectores poblacionales vulnerables y se les atienda de manera oportuna, no hasta que surgen situaciones extraordinarias como en la que se encuentra el mundo”, puntualizó Landsmanas.